Concurso de acreedores

 

CONCURSO DE ACREEDORES EN TENERIFE

 

El concurso de acreedores es un procedimiento judicial cuyo objetivo es dar solución a la situación de insolvencia de una empresa, bien estableciendo un plan viabilidad y pagos a los distintos acreedores o bien liquidando su patrimonio para satisfacer las deudas contraídas.Concurso de acreedores

En el primer caso se formulará una propuesta de convenio que deberá aprobarse en última instancia por el juez. Esta propuesta podrá contener “quitas”, es decir, reducciones en la cantidad a cobrar, o “esperas”, que significa aceptar una demora en el cobro de lo adeudado.

Si no se alcanza el convenio, se procederá a la liquidación del patrimonio de la empresa y el pago con el producto obtenido a los acreedores atendiendo a la naturaleza y clasificación de sus créditos.

El concurso de acreedores puede ser solicitado por el propio deudor, dando lugar al concurso voluntario, o por sus acreedores, siendo un concurso necesario.

El tiempo es un elemento clave a la hora de solicitar un concurso. Con el paso del tiempo la empresa pierde capacidad para afrontar sus deudas. En añadido el administrador tiene la obligación de instarlo tan pronto como detecte la situación de insolvencia (2 meses), so pena de responder con sus propios bienes.

Además en el supuesto de no ser presentado por éste y que sea un acreedor quien lo presente (concurso necesario), el deudor puede perder el control de la empresa siendo sustituido por administradores concursales.

responsabilidad del administradorTodo concurso incluye una pieza de responsabilidad, en la que se valora la actuación del administrador, pudiendo ser declarado:
- Fortuito: cuando la insolvencia se produzca por la situación del mercado sin estar implicado el deudor, en este caso los administradores no tendrán responsabilidad personal.
- Culpable: se origina cuando el resultado de la insolvencia se deba al deudor, a los administradores y otros, asimismo habrá presunción de culpabilidad cuando:
• No hubieran solicitado el concurso en caso de deber hacerlo.
• No hubieran colaborado con el Juez y los administradores concursales.

Aquí la responsabilidad recaerá por lo tanto sobre los administradores que responderán del pago a los acreedores cuando no sea suficiente con la masa activa.

La última reforma de la Ley Concursal introdujo la figura del preconcurso. De suerte que si en los 2 meses que el deudor tiene para instar el procedimiento conocida la situación de insolvencia, comunica al Juzgado que ha iniciado una serie de negociaciones con sus acreedores, dicho plazo queda paralizado, gozando entonces de tres meses para culminar el acuerdo. Éste será homologado judicialmente contando con los requisitos legales al efecto y fuere suscrito por acreedores cuyos créditos supongan al menos 3/5 partes del pasivo.

Don Rafael Linares ha intervenido en un número más que significativo de concursos, bien como letrado del deudor, asistiendo a acreedores y/o como administrador concursal. Ejerciendo la dirección letrada del concursado, nos fijamos dos los objetivos:
negociación1º) La continuidad de la empresa, siempre que la misma sea posible. Asistimos al deudor en todas las negociaciones tendentes a alcanzar un acuerdo con los acreedores.
2º) La declaración del concurso como fortuito en segunda instancia, salvaguardando los bienes del administrador así como la posibilidad de un nuevo emprendimiento por su parte si lo desea.
Si se encuentra en situación de insolvencia, consúltenos. Le ayudaremos a superarla.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies